Chocolates Nestlé > Historia del chocolate > La historia del chocolate Nestlé en España

Historia del chocolate

La historia del chocolate Nestlé en España

En 1905 se inaugura en La Penilla de Cayón (Cantabria) la primera Fábrica de Nestlé en España, que arranca produciendo harina lacteada para en 1929 iniciar la producción de chocolates bajo la marca "Nestlé".

Hasta la fecha los chocolates que consumíamos los españoles eran importados. Los primeros chocolates se elaboraron con las marcas “Nestlé”, “Peter”, “Kohler” y “Cailler” pero al fusionarse las mismas quedó únicamente la marca “Nestlé”. Después siguieron nuevas marcas como “El Gordo”, “Los Canónigos”, “Chocmel”, “Frigor” y en 1932 la primera bebida a base de cacao “Nescao”.

La guerra civil abrió un paréntesis de incertidumbres y crisis económica que se empezó a disipar a mediados de los cincuenta. En 1958 los chocolates se vieron reducidos a dos marcas: Nestlé y Dolca. Y a partir de 1960 los chocolates Nestlé despliegan una gran actividad: en 1962 hacen su aparición Crunch y Milkybar. Y en 1963 el cacao soluble Nesquik.

En 1966 Nestlé lanza el chocolate con leche Nestlé Extrafino, el chocolate con un gran vaso de leche en cada tableta, un chocolate más refinado y con mayor porcentaje de cacao que supuso todo un acontecimiento en la época. A partir de su aparición las ventas de Nestlé experimentaron un auge importante que se ha sostenido hasta nuestros días, convirtiéndola en marca líder del mercado español.

En 1972 otro hito importante, el nacimiento de los bombones Nestlé: la "Caja Roja". En 1988 se lanza KIT KAT, para hacer más dulces nuestros respiros.

Y desde entonces la familia chocolatera de Nestlé ha seguido creciendo con más marcas y productos, como Nestlé Postres, After Eight, Smarties, Lion y Quality Street que, gracias a la confianza depositada por nuestros consumidores, ha hecho de Nestlé el fabricante líder de chocolate en España.



Nuestro liderazgo es fruto de nuestra pasión por el chocolate y por hacer productos de alta calidad que mimen y satisfagan a nuestros consumidores, desde los más pequeños hasta los paladares más exigentes. De ahí nuestro logo que simboliza un corazón (pasión, cercanía) y una boca (placer, sabor) y que pretende transmitir nuestra pasión y nuestros valores como empresa.