Jugadores:

Mínimo 4.

1.Formamos un círculo y cada uno interpreta un instrumento (uno la flauta, otro el saxofón, otro el piano…).

2.El que hace de Antón Pirulero tiene que tocarse la barbilla con el puño y cantar:
“Antón, Antón, Antón Pirulero…
cada cual, cada cual, que atienda a su juego
y el que no lo atienda pagará una prenda”.

3.Hay que estar muy atentos al jugador que hace de Antón, porque, cuando él quiera, dejará de tocarse la barbilla y empezará a tocar un instrumento. Entonces, el niño que toca ese instrumento, pasará a ser Antón y a dirigir el grupo. Por ejemplo: si uno toca la flauta y Antón, de repente, empieza a hacer como que toca la flauta, se “intercambian los papeles”, y ahora el flautista pasa a ser Antón y el que antes era Antón, ahora, es el flautista.

4.Si el niño que tocaba ese instrumento está despistado y no cambia rápido, queda eliminado y además… ¡paga una prenda! Es decir, tiene que poner un objeto suyo en medio del círculo (un zapato, un jersey, una diadema…).

5.Poco a poco se van eliminando todos los jugadores, hasta que solo queda uno. Este último jugador gana el juego y tiene que inventarse una prueba para que cada jugador recupere su prenda.

Ahora toca practicar mucho, porque cuanto más rápido juguemos, ¡más divertido será!

¡GANA CADA DÍA UN LOTE
NESTLÉ EXTRAFINO!

contestando a 3 preguntas sobre

LOS JUEGOS

de toda la vida

DESCUBRE TODOS los juegos